Loading...

Ignorantes y avispados 1

Compartir es vivir. Esta frase marcó mi infancia influenciada, evidentemente, por el discurso de la Iglesia católica. En la adolescencia todavía conservaba este principio y, llegada la edad adulta, reconozco que sigue arraigado en mi escala de valores más de lo que me gustaría. Otras personas abren los ojos mucho antes.

Aquel que durante la infancia se da cuenta de que quien te anima a ser bondadoso se aprovecha precisamente de tu bondad, tiene mucho terreno ganado. Aunque es en la adolescencia cuando este despertar es más común. Es el momento idóneo para caer en la cuenta de que más allá de las buenas palabras, el objetivo de este discurso es crear en la otra persona los escrúpulos suficientes que permitan aprovecharse cómodamente.

Rubia-en-apuros-Ignorantes-y-avispados

Dar por sentado que la gente reaccionará atendiendo al beneficio mutuo es simplemente ignorar algunos preceptos básicos de las relaciones humanas. Frente a esta ignorancia, la mayoría de la población avispada (por identificarla de algún modo) se frota la manos mientras resalta tus valores de ecuanimidad y respeto, manteniéndote presa de tus propios principios. Es retorcido a la par que efectivo. Es nauseabundo.




Resulta interesante señalar el proceso de normalización de una relación entre un ignorante (así lo identificaré a partir de ahora) y un avispado. El avispado se aprovechará de tu escaso interés por juzgarlo negativamente, para hacerte creer que se rige por tu misma escala de valores. Se presenta como un igual, algo que propiciará recibir tu ayuda en caso necesario. El ignorante, por su parte, no se plantea la posibilidad de estafa emocional, se rige por el respeto y no le cuesta ofrecer su apoyo llegado el caso.

De ninguna manera defenderé al ignorante en toda su ignorancia, nadie está exento de responsabilidad; lo que sí defenderé con rotundidad es el rechazo a aquellos que jalean y promueven ser un avispado.

*Imagen de avispa cortesía de freedigitalphotos.net
 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *